La mente (II)

La mente (II)

Para quitarse malos hábitos que generan pensamientos negativos hay que trabajar la memoria, el discernimiento y ser conscientes de lo que hay en la cabeza.. Lo negativo suelen ser repeticiones basadas en la percepción equivocada de la realidad. Por lo tanto, es conveniente reemplazar los malos hábitos por pensamientos positivos. Una persona con pensamientos positivos suele ser más honesta con ella y lo que le rodea, se vuelve más fuerte para enfrentarse a la vida y adquiere madurez para poder enfrentarse a los acontecimientos duros. Cuando la mente está clara se entiende mejor a las personas y se percibe con claridad la realidad que rodea percibiendo situaciones y acontecimientos de forma sencilla.

Tanto la meditación, el mindfulness o el yoga ayudan a la mente a observar y sentir la experiencia desde la oscuridad de los pensamientos a la claridad.

El objetivo es llegar más allá de la experiencia y la observación mundana.

La mente se mueve en cinco estados diferente:

  • Lo centrado.
  • Lo concentrado.
  • Lo disperso.
  • Lo distraído.
  • Lo aburrido y aletargado.

La mente en su nivel más bajo se encuentra apática o mudha.

Los malos pensamientos los suelen causar las experiencias traumáticas como el duelo por la pérdida de un ser querido, fracasar en los proyectos de la vida… esto acaba por generar letargo y embotamiento. Todo este proceso negativo de la mente se ve agravado cuando la persona duerme en exceso, con el insomnio, tomar sustancias que empeoran aún más la situación del problema original.

El ser consciente de cualquier situación solo se consigue parando y observando lo que uno ha hecho mal y buscando una solución a la situación que ha generado dicho malestar.

La mente (II)