Equipo

Araceli Bermúdez

Como cualquier persona he tenido que superar el dolor físico, pero también el mental y emocional. La disciplina del Yoga me ha ayudado a conocer mejor el cuerpo y a entender cómo funciona la mente. Cuando puedo calmar la respiración todo cambia por completo, encuentro silencio y paz en mi interior.

Hace años dejé mi antiguo trabajo para profundizar en las enseñanzas del Yoga y la Meditación, como una necesidad que debía atender para seguir avanzando. Algo que me ha enseñado el Yoga y la Meditación es a ver la realidad sin distorsionarla, a respetar las limitaciones del cuerpo, a esforzarme cada día para conseguir objetivos pendientes, a dejar de juzgar lo que es diferente a mí, a respetar y cuidar el cuerpo y la mente, a llevar los pensamientos a actividades productivas…

“La vida es maravillosa tal cual es, el secreto es ver más allá y aprender de lo que nos hizo sufrir, sin lamentarnos”. “Toda imperfección es perfecta y única, ahí reside el secreto”

Profesora de Hatha Yoga, Meditación y Mindfulness con máster por la Escuela Internacional de Yoga y certificada por Yoga Alliance a nivel mundial: https://www.yogaalliance.org/TeacherPublicProfile?tid=253783

Imparto clases desde 2014 de forma oficial y practicante unos 10 años antes.

El haber trabajado en Asia unos años y haber convivido la cultura budista me ha enseñado que todo en la vida requiere de disciplina. La concentración y la relajación necesitan de esfuerzo y constancia. Esto ha influido en mi vida de forma positiva.

“El respeto tiene la última palabra”

Claudia Curiel

Soy Claudia Curiel, profesora de Yoga con Titulación de Master en Yoga y Titulación Universitaria en Monitor de Yoga expedida por Euroinnova Business School asociado a la UEMC y Universidad de Nebrija. Certificado en Yoga Oncológico por Fundación Radika.
Practicante desde 2016 de Hatha Yoga y Vinyasa, combinado con otros estilos como Asthanga, y en continua formación.
Mi primer contacto en esta disciplina, tuvo lugar hace 5 años en Centro Karma Yoga, Valladolid, donde gracias a mi profesora Araceli, tuve el privilegio de conocer esta filosofía.
Debido a una situación personal de ansiedad, estrés, y problemas de salud, encontré el modo de ser más consciente y percibir las situaciones (internas y externas), de otra manera.
La práctica de Yoga en estos años, me ha aportado muchas cosas, pero también me ha hecho soltar otras muchas que no necesitaba, incluso me hacían daño, considero esto uno de los aprendizajes más grandes de esta filosofía.
La capacidad de darme cuenta de los cambios que suceden dentro de mí, a nivel físico, mental, emocional y espiritual, me han ayudado a tener una vida más equilibrada y sana. Con el tiempo y profundizando en la práctica, no solo consigues poner tu aprendizaje sobre la esterilla, sino fuera, en cualquier situación en la que te enfrentes de tu vida, teniendo una mayor capacidad de adaptación a los cambios, comprensión y compasión hacia ti mismo y los demás.
Considero el Yoga una disciplina, para todo el que quiera vivir de manera más plena y feliz, sanando su cuerpo, aquietando su mente y conectando con su corazón y espíritu.
Para mí, es un honor poder compartir las enseñanzas del Yoga contigo