yoga y meditación

Meditación y Yoga

Meditación y Yoga

El conocimiento racional es aquel por el cual tenemos constancia de la existencia de las cosas que sensorialmente percibimos o también llamado conciencia vigílica.

Decir que no somos conscientes de los órganos internos pero aun así sabemos que existen. Comemos pero la asimilación de la sustancia es inconsciente. El corazón late sin que su movimiento intervenga en nuestra voluntad. Por medio de la práctica constante podemos controlar voluntariamente los latidos del corazón mediante la práctica de la respiración en yoga.

La mente humana tiene varios planos, dos de ellos son: la parte consciente o vigílica y la inconsciente. Pero cuando la mente se eleva a un plano superior aparece un estado llamado éxtasis o samadhi, al entrar en samadhi y volver a salir se dice que aparecen conocimientos que antes no se tenían. Se ha estudiado que cuantos entraron en éxtasis al recobrar la conciencia vigílica o razón tomaron realidades alucinatorias (estas incongruencias de la vida humana que trascienden a la razón necesitan que se deseche todo pensamiento de superstición).

Sabemos que la verdadera inspiración nunca debe contradecir a la razón, debe corroborarla y completarla pero bien es cierto que hay cosas que se encapan al razonamiento de la mente humana.

El campo de la razón es limitado, no puede dilatarse más de lo que ya es, aparecen preguntas sin respuesta a la lógica como la existencia de Dios, del alma, de la inmortalidad, las condiciones y circunstancias de la vida futura… la razón no puede dar dichas respuestas, no puede afirmar ni negar nada…

Primero trabajar la concentración, después la meditación.

Cuando la mente ya está acostumbrada a mantenerse fija en un punto ya sea interno o externo, tiene la facultad de pensar sin interrupción en dicho objeto, prescindiendo de la percepción externa (juzgar sin razón) esto sería samadhi o superconciencia. Lo que sería lo mismo cuando la mente es capaz de mantenerse concentrada en un objeto durante un largo rato escrudiñando su interno significado y prescindiendo de la percepción externa.

El animal tiende a buscar su felicidad en los sentidos, por ejemplo la comida…

El hombre busca la felicidad en el intelecto pero como hemos visto, hay cosas que no tienen explicación a la mente humana y trascienden a la razón y aparecerá el dolor a no encontrar respuestas.

El hombre perfecto encuentra la felicidad en el intelecto pero también en la meditación.

Oímos un sonido por vibración acústica, la vibración pasa al nervio del oído y de ahí al centro cerebral luego a la mente quien reacciona. (Vibración, transmisión nerviosa y reacción mental).

La mente primero percibe sensaciones, hay movimientos internos y después reacción. Cuando la mente consiga percibir las causas externas de las sensaciones tendrá la facultad de percibir formas sutiles que no puede percibir por los sentidos físicos. Al percibir movimientos internos podrá gobernar ondas mentales, propias o ajenas antes de que se transmuten en energía física.

“Aunque razonemos y argumentemos toda una vida si no lo experimentamos personalmente jamás podremos entender la verdad”.