meditación y concentración

CONCENTRACIÓN

concentración y meditación

LA CONCENTRACIÓN Y LA MEDITACIÓN

“La concentración te ayudará a ser más eficiente en tu vida”.

“La meditación te ayudará a vivir el presente”.

La percepción se realiza por medio de los sentidos (órganos externos a los órganos internos), de ahí al cerebro y a la mente, este sería el contacto del mundo externo con el mundo interno.

Es difícil que la mente permanezca concentrada fijamente en un objeto externo, y más difícil aún estar concentrado en la propia mente ya que cambia constantemente de pensamientos.

La palabra pratyahara significa abstraer la mente de las sensaciones, por ejemplo cuando se le dice al enfermo que ignore la enfermedad para curarla, si la mente ignora el dolor acaba por desaparecer si te obsesionas el dolor aumentará.

Siempre someterse a la propia voluntad y no a la ajena, si una persona no está preparada para realizar algo y se le obliga a hacerlo aparecerán nuevos miedos. El someterse a la voluntad ajena en un principio dará frutos pero rápidamente aparecerán afectos adversos siendo un juguete del otro anulándose así la voluntad y el criterio de la persona que busca ayuda.

Por ello cada uno debe disciplinar su mente para dominarla y convertirla en un instrumento que rija y gobierne voluntariamente la propia persona.

Mientras exista fuerza es difícil debilitar el cuerpo y la mente de forma ajena.

Como hemos dicho pratyahara o concentración del interior es la facultad de adaptar la mente a las sensaciones; observar, examinar, analizar un objeto externo por los sentidos.

La naturaleza de la mente humana es vacilante, inquieta y rebelde para dominarla hay que calmarla de deseos. Como objetivo se busca sosegar la mente y observar que a través de las técnicas que nos ofrece el yoga disminuye la agitación mental y aparece la calma en el interior.

Una vez dominada la técnica de la concentración mental se precederá a la meditación o dharana, se puede llevar la atención a un objeto determinado, o a una parte del cuerpo. En muchas ocasiones hay que tirar de la imaginación para trabajar la meditación o dharana.

El proceso de equilibrio en el ser necesita de un trabajo en la parte mental, en la parte espiritual o energética y también en la parte física. Dentro de la parte física a parte de las asanas o posturas la alimentación es muy importante, debe ser sana y equilibrada para que el cuerpo esté fuerte y saludable, de esta manera se refinará el organismo.

Dentro del trabajo en la parte mental está el rehuir de las discusiones, de la toxicidad; en definitiva de todo lo que distraiga nuestro propósito, es preferible centrarse en el avance que en la discusión.

“Primero escucha, después comprende y por último ciérrate a tu verdadera esencia, para que las experiencias recibidas den su fruto”.

“Es preferible estudiar o trabajar una solo cosa para refinarla en todos sus aspectos; ya que solo ve la luz quien persevera, es constante y lucha”.